Nace Pergara

Botellín de cerveza pergara en el campo junto a un árbol

Han sido años de viajes, experiencias personales y empresariales, todas ellas a miles de kilómetros el uno del otro y ambos, de Sevilla, su tierra. Estos dos jóvenes, amigos desde los tres años, han vuelto a cruzar sus caminos para poner en marcha un sueño, una empresa local, que nace de la naturaleza y se inspira en la tradición de un pueblo milenario, de tradiciones arraigadas al agua, a sus fuentes y manantiales, a la artesanía de excelencia, a la acogida al pasajero…

Esos dos amigos son Javier y Miguel, y ese pueblo milenario no puede ser otro que Cazalla de la Sierra (Sevilla). Todos ellos se han ido a encontrar en el lugar y el momento perfecto, llamando a su agua de manantial con malta y lúpulo: Pergara.

Los habitantes de la Sierra sevillana reconocerán este adjetivo, al resto les sonará de poco. Pergara es un nombre de mujer, uno que se relaciona con el disfrute de la vida y sus calles. Hace alusión a una forma de vivir, a una filosofía de vida. Es lo que aspira a ser la Cerveza Pergara, más que una cerveza artesana, es una muestra embotellada de la forma de vivir de los habitantes de Cazalla de la Sierra, de su disfrute, de sus casas encaladas, de sus flores cuidadas, de sus fiestas, de los vecinos que pasean sus calles con un saludo en forma de sonrisa, de las familias que se sientan en torno a una mesa para celebrar. Puede que sea eso, una celebración de la vida. Es vivir Pergara, Ser Pergara.

No podemos dejar de lado, la fuente de la que bebe esta Cerveza que nunca mejor dicho, es un manantial de agua natural… pero esa ya será otra historia…